• Edito Estudiantil

Entre versos y rimas

La fiesta que celebra la poesía.


Por: Nathalia Retana Rojas.

Fotografías de: Wilma Maroto y Nathalia Retana.



Alguna vez, Margaret Atwood señaló que para flotar libremente en este mundo, era necesario escribir poesía. Escribir es una actividad compleja, llena de tribulaciones sobre su forma, su naturaleza; es enfrentarse a la generación de algo desde la nada sin una fórmula. Escribir es recordar, es predecir, es crear y es destruir. Las palabras que salen de nuestros pensamientos son diversas, muchas veces inseguras y algo distantes, buscan esconder su origen y desligar al autor del resultado. Escribir es abrir un poco el ser a los demás, es proyectar lo que sabemos, lo que somos, de dónde venimos, hacia dónde vamos.


Al querer ‘aprender a escribir’, en realidad se busca encontrar un estilo mediante el cual expresarse. Para aquellos que han querido zambullirse en las artes literarias, sabrán que es natural la búsqueda de espacios seguros donde poder desenvolverse sin el temor a la crítica poco constructiva. Las ideas que darán origen a páginas de texto son delicadas, temiendo ser acalladas sin una oportunidad. Si bien, algunos topan con la suerte de encontrarse con talleres literarios organizados en bibliotecas o universidades, la difusión de los mismos es poca, y no son extendidos como para alcanzar a cada persona interesada en aprender y desenvolverse.


Es entonces afortunado que un país como Costa Rica tenga personas dedicadas a la generación de estos espacios de proyección y aprendizaje. César Angulo y Susana Mora han sido ejemplos de ellos.


Angulo es director de Casa Palabra y Arte por la Paz Costa Rica. Ha sostenido siempre que los poetas vienen y van sin una frontera que los defina, ya que los versos son universales. La poesía abraza a todos por igual sin ninguna clase de temor. Con esto en mente, Angulo visualizó una solución a su autoimpuesta misión de profesar la belleza sublime que se alcanza por medio de la literatura: ¿qué mejor manera de incentivar algo que con una fiesta? Por su parte, Susana Mora, vecina de Aserrí, es contadora y apasionada por la poesía. Hace varios años se enteró de la Fiesta Nacional de la Poesía por los recitales en la Plaza de la Democracia y en el Lobo Estepario, desde allí, comenzó a interesarse más por conocer sobre la literatura y poesía costarricense, y fue ese el espacio que le permitió expandir sus lecturas y asistencias en recitales. Ahora, su pasión la ha llevado a colaborar junto con Angulo y todos los demás responsables en la producción de la Fiesta Nacional de la Poesía.



Cesar Angulo en la Presentación de libros de la colección de Casapalabra, llevado acabo en el Museo de Jade. [Wilma Maroto]

La Fiesta Nacional de la Poesía, un espacio de conmemoración y aprendizaje

¿Qué es la Fiesta Nacional de Poesía? ¿Cuál es su objetivo?

CA: La Fiesta Nacional de la Poesía es la celebración más grande de la poesía costarricense, cuyos objetivos principales son, además de conmemorar el Día Nacional de la Poesía (31 de enero, en honor al natalicio de Jorge Debravo), promover el arte poético en espacios no tradicionales –trabajamos mucho con cárceles, hospitales, teatros, colegios en zonas de vulnerabilidad social, por el estilo-. Con ella (la Fiesta) buscamos ser una plataforma para los poetas costarricenses, nuevos y establecidos, para la difusión de su obra, además de ser un enlace entre poetas, colectivos literarios, talleres y laboratorios.


¿Por qué hacer esta actividad? ¿Qué fines busca?

CA: La Fiesta Nacional de la Poesía nace porque desde hace ocho años descubrimos –los colectivos involucrados- que la celebración (del Día Nacional de la Poesía) no se realizaba como la poesía costarricense se lo merece. Ningún ministerio ha asumido esto. Anteriormente se han realizado recitales de poesía conmemorativos a la fecha tomada para esta festividad que es el día del natalicio de Jorge Debravo, el 31 de enero de cada año, pero nada como la Fiesta que nosotros proponemos.

La finalidad de la Fiesta es que la población de nuestro país tenga acceso a la poesía costarricense, a los poetas nuestros. Busca fomentar la lectura y la producción del arte poético, por eso estamos en muchos lugares donde no llegaban las metáforas ni las hipérboles o la realidad y el amor desde la óptica que tienen y tenían nuestros artistas como los poetas.



En la Clausura de la Fiesta Nacional de Poesía hubo lectura de diferentes libros, entre ellos, “El Cementerio de los Vivos” escrito por reos del Centro Penitenciario Sandoval de Limón. [Wilma Maroto]

¿A quiénes está orientada? ¿A quién busca como público y como participantes?

CA: Estamos enfocándonos en los amantes de la cultura y el arte en general, pero desde hace tres años nos dedicamos a la gente que nunca ha leído poesía o no ha estado en algún recital, por eso el trabajo tan arduo con poblaciones no tradicionales en este tipo de actividad.


¿Quiénes están involucrados en su organización?

CA: La Fiesta Nacional de Poesía ha sido producida desde un inicio por ‘Arte Por La Paz CR’ y ahora está fortalecida por nuestro proyecto ‘Casapalabra’ que convoca para la producción a poetas y amantes de la poesía y el arte en general. También están involucrados quienes nos aceptan para hacer de sus lugares un punto de encuentro, como por ejemplo el Museo del Jade, la UNA, la UCR, el Ministerio de Justicia y de Educación.


La Fiesta Nacional de la Poesía 2017 contó con sus particularidades, ¿cómo se vivió este año la actividad?

SM: Este año creo que fue bastante interesante, porque hubo más alcance, mayor promoción, se estuvo hasta en el Art City Tour, lo cual atrajo mucho público poco experimentado en poesía. Se logró el objetivo, el cual era que más personas escucharan, sintieran y vivieran poesía. Además, el enfoque dirigido a comunidades no tradicionales como público, trajo resultados muy alentadores.



Susana se desempeña como contadora, aunque su verdadera pasión la encontró en la literatura. [Nathalia Retana]

¿Qué tipo de actividades se desarrollaron durante la FNP?

SM: Diferentes tipos de recitales, micrófonos abiertos, que consisten en que las personas se acerquen al micrófono y lean sus poemas, de estas actividades siempre salen productos muy interesantes. También hubo un taller-conversatorio con Otoniel Guevara, recitales en cárceles, hospitales, que son lugares donde siempre es mágico leer y compartir. El recital en el Art City Tour, consistió en recibir con poesía a las personas que visitan el Museo de Jade, son grupos grandes de personas, siempre se pregunta cuántos habían escuchado poesía y por grupo si acaso dos personas responden afirmativamente. Lo que nos dice que tenemos aún más trabajo.


¿Cuáles actividades se volvieron imanes naturales para el público? ¿Por qué sucedió ello?

SM: Creo que los recitales temáticos fueron las actividades que tuvieron resultado más positivo, como el recital: “Nosotros los hombres” en el que leyeron hombres con diferentes voces poéticas, “Calladas Nunca Más” recital de mujeres feministas, entre otros recitales con bastante alcance. Las temáticas se vuelven algo atrayente, puede ser por identificación con el tema o por interés en desarrollarse en el mismo.


Costa Rica: cuna de talento literario

¿Cómo percibe usted el panorama literario de Costa Rica?

C.A: Está creciendo muchísimo, cada año descubrimos más poetas, más gente joven escribiendo y pidiendo espacios para no solo mostrar su obra, sino para aprender y algunos hasta para publicar sus poemas.

SM: Aun así, la literatura costarricense aún está muy dispersa, muchos grupos, muchas personas haciendo por separado, no hay un gremio bien unido tratando de organizar. Sin embargo, la Fiesta Nacional de la Poesía intenta unir los grupos, como por ejemplo siendo pionera de los recitales “Encuentros de Talleres”.


¿Cómo ha sido percibida esta actividad por los poetas y otros artistas? ¿Qué tipo de impacto ha tenido?

CA: La Fiesta Nacional de la Poesía siempre ha tenido impactos positivos. Desde el trabajo en las cárceles, hospitales, colegios y escuelas, la gente se nos acerca para agradecernos la oportunidad de saber así de frente qué es la poesía, qué se está escribiendo ahora, cómo unirse a los círculos de aprendizaje. Los poetas agradecen de manera sincera cada vez que leen y participan en nuestra Fiesta Nacional de la Poesía.


¿Qué tipo de retos enfrenta Costa Rica en la promoción de cultura y artes? ¿Tienen apoyo de algún tipo estos eventos?

CA: El reto más grande siempre va a ser el dar soporte económico a los promotores de cultura, a la gente que cree en el arte como herramienta transformadora. Tenemos apoyo de la gente en participación, llenan nuestros escenarios, se acercan a colaborar. No obstante, económicamente muy pocas veces se da una mano. Es el desafío más grande que enfrentamos: hay muy poco dinero para producir esto de la mejor manera, de la forma que nos gustaría producirlo.

Este año se ha logrado estar en cinco provincias, en espacios que incluyen la Biblioteca Nacional y otras cuatro bibliotecas públicas. También se estuvo en el Museo Histórico Cultural Juan Santamaría y otras instituciones del Ministerio de Cultura y Juventud. Se contó con Jornadas de Cuento y Poesía, lecturas de poesía con niños, recitales en homenaje a Debravo, conversatorios y presentaciones de libros.


¿Está la juventud actual interesada en la literatura? ¿Es la Fiesta Nacional de la Poesía un espacio que atrae a los jóvenes?

SM: La Fiesta Nacional de la Poesía es uno de los eventos más llamativos para los jóvenes, ya que no son eventos cerrados, o solo para un gremio, sino que son actividades incluyentes que permiten la unión de talleres y participantes, la difusión de la cultura y arte. Es un espacio de descubrimiento.



Susana comenzó su obra literaria escribiendo poesía, no obstante ha incursionado recientemente en la escritura de artículos feminista. [Nathalia Retana]

¿Qué le desea al panorama literario costarricense? ¿Cuáles son los sueños a largo plazo con este tipo de actividades?

SM: En los años por venir me gustaría que más personas se acercaran, no solo a la poesía sino a la literatura en general, que se dieran a conocer los espacios que trabajan en esto sin recibir ayuda estatal, que muchas personas conozcan la magia de los libros, el escuchar de la propia boca de los escritores, sus textos y el impacto de esto en la vida cotidiana porque “quizá la poesía no salva, pero desahoga”.


Con varios años de experiencia en el área de la poesía, y después de ver los resultados de la Fiesta Nacional de la Poesía en el público, ¿qué podría aconsejarle a aquellos que deseen convertirse en poetas y escritores?

CA: Tres cosas nada más, primero sentir, segundo sentir y tercero sentir. Ser honesto con la poesía, no tomarla como adorno. También que compren libros de poetas costarricenses, que se acerquen a Casapalabra para colaborar o si quieren que la Fiesta Nacional de la Poesía esté en sus comunidades en el próximo 2018. Vamos abrir varios talleres, uno de poesía Japonesa (Tanka y Haiku), otro taller de poesía y creación literaria. Estamos publicando poetas inéditos y apoyando grupos literarios para fortalecer el crecimiento del movimiento poético costarricense.


¿Qué sentimientos le genera ver la evolución de la literatura en Costa Rica?

SM: Siento que, si bien es cierto, la literatura tica ha crecido, se debe seguir trabajando en actividades y su promoción, para que tengan más público, ya que se sabe que muchas personas desean asistir a estos eventos, pero los desconocen. Hay que generar una plataforma que sea accesible a todos, para su participación e incluso desenvolvimiento en las artes literarias.


Embarcarse en cualquier empresa que requiera crear una pieza escrita es toda una aventura. Inicia desde la primera palabra que se escribe, la cual probablemente será borrada múltiples veces ante la inseguridad de estar haciendo lo apropiado. Es dar pasos tentativos mientras se busca construir un producto, que tal vez nunca esté terminado. De la misma manera, Angulo y Mora recalcan que la experiencia de la Fiesta Nacional de la Poesía es, en sí misma, un proceso de aprendizaje de nunca acabar, no hay una fórmula para su organización, ni una manera de prever la asistencia ni éxito de la misma. No obstante, es un riesgo que estos dos emprendedores, junto con muchos otros, han asumido con un objetivo claro: transmitir cultura a una Costa Rica que está cosechando artistas. El trabajo de la Fiesta Nacional de Poesía no es otro que abrir una plataforma de seguridad para el crecimiento de una disciplina tan antigua como nosotros. Será ahora tarea de todos aquellos apasionados de la literatura y poesía el sacar su lapicero y papel, y comenzar a escribir; darse la oportunidad de crear y con suerte tener su propio espacio en esta fiesta, y así unirse a la tradición artística de la palabra escrita.



Algunos de los expositores durante diferentes actividades en la Fiesta Nacional de Poesía. [Wilma Maroto]

37 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo