• Edito Estudiantil

Salud mental (parte 2)

La ansiedad es el motivo de consulta con mayor incidencia entre la población estudiantil


Por: Karol Castro Ureña.


Desde el 2017, la OBS y la Unidad de la Promoción de la Salud llevan a cabo un proceso grupal dirigido a estudiantes con el propósito de desarrollar habilidades para enfrentar el trastorno ansioso.


Fotografía con fines ilustrativos [Daniel Valverde]


Durante el 2018 el Área de Psicología de la Unidad de Servicios de Salud de la UCR atendió a 350 personas, lo que representa 3 450 consultas de atención individual. El perfil clínico de las y los consultantes se caracteriza por ser heterogéneo y con una demanda psicoterapéutica muy diversa, pero en el que destacan las situaciones relacionadas a la ansiedad.


De acuerdo con Cynthia Córdoba, coordinadora del Área de Psicología de la OBS, la ansiedad es una respuesta psicofisiológica, caracterizada por una sensación de inquietud, angustia, miedo, tensión muscular, dolores de cabeza y, en algunos casos, complicaciones para respirar y crisis de pánico. Es un estado de constante anticipación y preocupación.


Según la psicóloga, la población que realiza las consultas es muy variada. Se trata en su mayoría de estudiantes que provienen de 74 carreras, pero también atienden a personal administrativo y docente. El rango de edades va desde los 17 hasta los 63 años y un 62% de las personas consultantes son mujeres.


Otros motivos de atención son los casos de sintomatología depresiva y, en menor medida, los de psicopatología compleja como el trastorno bipolar, de personalidad y la psicosis.


“En términos de porcentajes parece que no son tan frecuentes, pero en cuanto a tasas y proporciones tenemos una representatividad similar a la del país y, posiblemente, a la del mundo en general”, explicó Cynthia Córdoba.


En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado un incremento en los últimos 10 años de enfermedades vinculadas con la salud mental como el estrés, la depresión, la ansiedad y el síndrome de “burnout”.


Otras unidades que ofrecen servicios de salud en la UCR, como el Centro de Asesoría y Servicios a Estudiantes con Discapacidad (CASED), han reportado un aumento en servicios relacionados de alguna manera a la salud mental.


De acuerdo con declaraciones de la psicóloga Laura Stiller González –en un conversatorio sobre salud mental en estudiantes universitarios efectuado en setiembre de 2018– el número de estudiantes que solicitó adecuaciones por condición emocional especial pasó de 33 estudiantes en el 2008 a 212 en el 2018.


Por otra parte, alrededor del 25% de las personas que trabajan o estudian en la UCR se sienten insatisfechos respecto a su apariencia física, la forma en que resuelven sus conflictos y su trabajo.


Esos son los datos que nos muestra un estudio comparativo de las condiciones de salud de los estudiantes carné B1 y B2 entre el 2011, 2012 y 2015 de la Unidad de Promoción de la Salud de la UCR y el Informe de Resultados de la Situación de Salud del personal (ASIS) 2012-2014 de la misma unidad.


Obstáculos

Para atender las 3 450 consultas, el Área de Psicología de la Unidad de Servicios de Salud de la UCR trabajó, hasta el año pasado, con tres profesionales en dicha área. A partir del 2019 serán cuatro, debido al esfuerzo que ha realizado la Oficina de Bienestar y Salud (OBS) para señalar la necesidad de atender los casos relacionados a enfermedades mentales y posicionar el tema en la agenda de las autoridades universitarias.


“Nosotros venimos sistematizando el cambio en los motivos de consulta desde hace, aproximadamente, siete años. Hemos notado que la demanda ha triplicado o más la capacidad de oferta del servicio. Esto nos ha llevado como oficina a evidenciarlo porque sí hay más gente que se acerca a solicitar atención”, comentó la psicóloga Cynthia Córdoba.


Que haya un aumento en la demanda de los servicios puede deberse a varios factores, entre ellos, que la estancia en la universidad se ha extendido.


“Las y los estudiantes están durando más en la universidad porque llevan una segunda carrera o entran al posgrado muy pronto. De 5 – 7 años en promedio se ha pasado a 10 – 12 años. La edad más cercana para salir de la universidad se ubica alrededor de los 30 años”, señaló Córdoba.


A esto se le suma el hecho de que son mucho más los estudiantes que ingresan cada año, que los que se gradúan. En el 2018, por ejemplo, fueron admitidos 9127 estudiantes, había 39 635 estudiantes matriculados en grado y 3 687 cursaban posgrado. En contraste, el total de diplomas otorgados (pregrado, grado y posgrado, en la Sede Rodrigo Facio y demás sedes y recintos) fue de 5 833 a inicios de abril del 2018 (ver: UCR en cifras).


Esto es un problema si se considera que en el caso particular de los servicios de psicología y psiquiatría un paciente requiere más de una consulta para resolver su situación. El proceso de acompañamiento es más largo que el de una persona con gripe o una fractura: si el personal es poco y la demanda aumenta, el servicio se satura.


Lo que se hace

En el 2017, la Oficina de Bienestar y Salud (OBS) y la Unidad de la Promoción de la Salud desarrollaron la propuesta de un proceso grupal para el abordaje de la salud mental dirigido a estudiantes.


Dado que la ansiedad es el motivo de consulta más frecuente, el proyecto se orientó hacia el manejo de la misma. La primera edición se llevó a cabo en agosto de 2017.


Durante siete sesiones realizadas en el quiosco de las Instalaciones Deportivas, 25 estudiantes buscaron comprender qué sucede en sus cuerpos y mentes durante los episodios ansiosos. El proceso grupal se repitió el 22 de agosto de 2018 con la participación de 35 estudiantes y nueve sesiones de trabajo.


Estos talleres buscan facilitar a las y los estudiantes diversas herramientas y potenciar el desarrollo de habilidades para afrontar el trastorno ansioso. La OBS y la Unidad de Promoción de la Salud esperan repetir la misma dinámica durante este año.


Otras actividades que se llevan a cabo para la atención y visibilización del tema de salud y enfermedades mentales son talleres y conversatorios en la Semana de la Salud Mental (del 7 al 11 de octubre). Esto también ha permitido recibir apoyo del Consejo Universitario para posicionar el tema de manera más general entre toda la población universitaria.


De acuerdo con la psicóloga, Cynthia Córdoba, en el transcurso del 2019 también esperan desarrollar una propuesta de Salud Mental dirigida a unidades académicas y administrativas.


Por su parte, Sedalí Solís Agüero, directora de la OBS, indicó que este tema es un eje transversal que se trabaja desde otras unidades como los Programas Recreativos, Artísticos y Deportivos; la Unidad de Salud Ocupacional, la Unidad de Servicios de Salud y el grupo Bonus Vitae (que capacita a los estudiantes para ser gestores y promotores de la salud en general).


La Unidad de Promoción de la Salud, en particular, recibe las solicitudes de escuelas u oficinas que requieren intervención y apoyo. La UPS desarrolla un Análisis de Situaciones en Salud, plantea un plan de acción y da seguimiento a la implementación del mismo.

52 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo