• Edito Estudiantil

Trans-formando vidas

En la asociación, nadan contracorriente para hacer valer los derechos de las personas trans.

  • La esperanza de vida de las personas trans es cerca de los 32-45 años.

  • Actualmente hay 53 personas trans recibiendo clases para culminar sus estudios de educación primaria y media.

Por: Alfredo Astúa Rivera.

Fotografías: Ángel Damián Reyes.



En nuestro país, cerca de un por ciento de la población son personas trans, que durante gran parte de su vida han sufrido la discriminación y el no reconocimiento de sus derechos por parte de nuestra sociedad, abandonando los centros educativos a una temprana edad, y se les priva de la culminación de la educación media. Es por eso que muchas de ellas deben de acudir a la Asociación Transvida, para que les brinde esa mano amiga que la ciudadanía costarricense les ha negado reiteradamente durante décadas.


Transvida, se ha dedicado durante ocho años a apoyar y dar soporte a las personas trans en los ámbitos, sociales, legales y laborales, donde según los datos del Informe de la ONU sobre los Derechos Humanos de las Personas LGBTI, las personas trans sufren el mayor índice de discriminación en los ámbitos laborales en nuestro país.


Camila Schumacher (derecha) fue la precursora de brindar los niveles básicos de educación a las personas trans. [Dayana Hernández]

Persona trans

Durante años se ha mal informado sobre el término trans y lo que esto conlleva, existen diferentes tipos de trans, por ejemplo, los travestis que son individuos que utilizan prendas que son normalmente utilizadas por personas del sexo contrario.


Por otro lado, los transgéneros, son las personas cuya identidad de género no corresponde con el sexo que se les asignó al nacer. Por último, los transexuales son personas que han iniciado un proceso de reasignación mediante tratamientos como la hormonación o la cirugía.

Inicios de la asociación Transvida

En el año 2009, su fundadora Dayana Hernández planteó el inicio de una asociación que defendería los derechos de las personas trans en nuestro país y para asegurar que todas no fueran olvidadas como lo fueron ellas durante décadas por nuestra sociedad.


Una de las misiones que tiene la asociación, es sacar de las calles y del comercio sexual a las mujeres trans. Por eso Hernández, asegura que las calles eran el destino final de las personas trans, pero ahora son un escalón más para poder seguir avante en la realización de sus vidas como mujeres.


Los primeros pasos fueron el poder tener una voz que fuera escuchadas por instituciones estatales y hacer visibilizar ese grupo de mujeres olvidadas, violentadas, pero como Hernández menciona no sólo iban a quejarse, sino que iban a plantear soluciones.


Algunas de la primeras reuniones, talleres y ponencias que se tuvieron, fueron con la Fuerza Pública, para concientizar sobre la protección que se les debe de dar y sobre el trato que se les debe de tener.


Igualmente, Hernández menciona, que una de las primeras luchas, es la interior, reconocerse como mujer, por eso con la ayuda de una psicóloga vencieron esa batalla y actualmente siguen combatiendo por seguir paso a paso hacia una vida integral.


Posiblemente, una de las batallas que más pueden celebrar las personas trans es el reconocimiento de un seguro médico, el cual se les está brindando desde hace algún tiempo.


En Transvida se atienden, aproximadamente, a 100 personas semanales y en los abordajes y el trabajo de calle a más de 500 en el Gran Área Metropolitana.


Avancemos Transvida de las Calles a las Aulas

Sin lugar a dudas, el camino para poder salir de las calles es la educación, es por eso, que en la asociación fundaron el Proyecto Avancemos Transvida de las Calles a las Aulas, donde en un inicio fueron 8 mujeres trans y actualmente hay más de 50 formándose para culminar sus estudios de primaria y secundaria, pues la edad media de deserción de las personas trans es de los 9 a los 11 años.


Dayana Hernández, pionera del activismo trans, en las actividades del Día contra la Homofobia. [Ángel Damián Reyes]

Según Camila Schumacher, administradora de Transvida, el proceso fue complicado, en el año 2015 iniciaron el proceso de educar a un pequeño grupo de mujeres, donde tres terminaron el proceso.


Sin embargo, una de los mayores inconvenientes que tenían eran los horarios y las condiciones para poder ingresar a un colegio. Ellas le explicaron que no tenían opciones, que tenían un deseo y estaban dispuestas a hacerlo, pero que no tenían alternativas, porque lo que les ofrecía el Estado para adultas eran programas nocturnos y ellas no podían porque a esa hora tienen que ir a ganar algo de plata. Por la edad no las aceptaban en ningún proyecto diurno, expresó Schumacher.


Para Schumacher, la mayor complicación fue la cantidad de procesos que hubo que hacer en el Ministerio de Educación Pública para dar la validez a los cursos. Así como el de poder tener una ubicación donde impartir las clases.


También debían de pagar las inscripciones para poder estudiar y para poder conseguir el dinero realizaron una “teletón” en Facebook y pudieron recolectar lo suficiente para poder matricular a 27 mujeres trans.


Según Schumacher en una las ubicaciones donde impartían los cursos: “iniciamos clases sábados, luego miércoles y sábados y luego nos dijeron que no podíamos continuar dando el curso porque utilizábamos mucho las instalaciones”.


Una de estas mujeres destaca en particular por haber sido la primera mujer trans graduada del programa, Meghan Chavarría Rodríguez, quién terminó todas las pruebas que sometió al primer intento.


La asociación ha creado acuerdos con ministerios e instituciones como el MEP y el INAMU, para poder realizar los exámenes de forma exonerada, y para poder asignar profesores a las nuevas estudiantes. En este momento, ya está la segunda camada de profesores, en la cual está presente un profesor trans.


En este momento, han ido creando acuerdos con universidades como la Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (ULACIT), para ir incluyendo mujeres trans a los campus y a las aulas.


Asimismo, algunas mujeres trans se han ido incorporando con algunos liceos para poder terminar sus estudios de educación media, con el conocimiento y cumplimiento de todos los derechos de esta población.


En el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), se les han dado cursos de diferentes especialidades técnicas. Actualmente, se están dando cursos a grupos de mujeres trans de forma particular, y luego progresivamente se irán incorporando a otros cursos.


Luego de esto han ido tocando puertas de ministerios como el de Trabajo y Seguridad Social, donde buscan que las mujeres trans que ya han concluido la primaria y tienen título de alguna especialidad técnica en el INA sean reubicadas en un centro de trabajo.


Se han ido ubicando mujeres trans mayoritariamente en algunos centros de estética y en call centers, pues han terminado cursos de inglés a nivel técnico en el INA. Estos trabajos son algunos de los casos de éxito que intentan sacar a las personas trans de esa línea de pobreza extrema en la que han estado sumidas desde hace décadas.


Actualmente en el mundo, muy pocos países han desarrollado un plan de estudios como el que tiene Costa Rica, en Latinoamérica sólo se encuentra el caso de la Argentina.


Transvida se hizo presente en las actividades del Dia contra la Homofobia, donde el principal reclamo era una Ley de identidad de género. [Ángel Damián Reyes]

Alcances del proyecto

En este momento, la sede de la organización cuenta con 3 aulas donde 55 mujeres trans están llevando clases y ya hay 4 bachilleres y otras 3 han culminado el sexto grado.


Una de las mujeres trans que consiguieron el título de sexto grado es Angélica, quién culminó sus estudios en el Centro de Atención Institucional (CAI) San Rafael, ahora llamado Luis Paulino Mora, donde debía de convivir y de compartir con residentes masculinos, pero el proceso no fue fácil, pues sólo se les daba clases a las personas que querían finalizar sus estudios secundarios, pero Angélica consiguió firmas de algunos de sus compañeros privados de libertad y finalizó esa etapa educativa con ayuda de un tutor.


Actualmente, Angélica se reúne en la sede de la asociación e iniciará el curso de manejo que se está impartiendo todos los sábados como parte del nuevo taller de transporte que se dará en la organización, primero mediante el curso teórico y luego se les dará un curso de motocicleta y en un futuro se espera que haya uno para manejar automóvil.


Universidades pioneras

En este momento, dos universidades, la UCR y la ULACIT han sido las pioneras de la educación superior trans, en especial mediante la creación de Trabajos Comunales Universitarios.


En la UCR, el primer paso para crear una buena relación fue el reconocimiento de los estudiantes trans en las escuelas que conforman este centro.


La asociación Transvida, en conjunto con la Vicerrectoría de Acción Social (VAS) de la Universidad de Costa Rica, planearon y crearon un espacio mediante los TCU en el que pueden terminar sus estudios, tanto de educación primaria como de secundaria, de manera gratuita.


Para este año, ya han pasado más de 4 TCU’S dando la modalidad de cursos de educación abierta, ahora, este plan de enseñanza figura en el Programa de Educación Abierta del MEP. Todas las lecciones se llevan a cabo en las oficinas de Transvida ubicadas en el centro de San José.


Transvida monta un laboratorio para realizar pruebas rápidas para la detección de VIH. [Ángel Damián Reyes]

En la ULACIT, se ha creado un TCU con el fin de que estudiantes, ejerzan como profesoras en el campus universitario para algunas mujeres trans, dando cursos de inglés con niveles básico y medio.


Este TCU está enfocado a las mujeres trans entre los 17 y los 35 años, con estudios ya sean primarios o secundarios incompletos, que se dedican al comercio sexual por falta de oportunidades; que viven en cuarterías y algunas recién ahora tienen seguro médico por el Estado.


El fin del TCU, es dar la posibilidad de que en un futuro las 11 mujeres trans que forman parte del curso, accedan a cursos de un nivel más avanzado y puedan ingresar al mercado laboral donde tengan más oportunidades de un salario fijo y prestaciones sociales.


El sistema actual de estudio se encuentra diseñado para presentar las pruebas del MEP dos veces al año: una en mayo y otra en octubre.


Además, uno de los proyectos más ambiciosos del proyecto de las Calles a las Aulas es que en los próximos meses se abrirá la modalidad de cursos de preparación para los exámenes de admisión de las universidades estatales.


Los cursos de preparación para estas pruebas serán brindados por los estudiantes que matriculen el TCU en la UCR.


Otros proyectos de la asociación

Simultáneamente a las clases, se realizan otras actividades extracurriculares como los talleres de manejo, o el grupo de baile folclórico donde algunas de las mujeres trans participan y danzan al ritmo de canciones tradicionales costarricenses en actividades como el Día contra la Discriminación.


Por otro lado, a las “mujeres trans de tercera edad”, quienes se acercan a los 50 años se les brindará la oportunidad de empezar a tener puestos como chanceras y vendedoras de lotería.


Las calles, un escalón

Es innegable, que simultáneamente a la formación en las aulas, una inmensa mayoría se encuentra laborando en el comercio sexual, uno de los sectores donde más riesgos se corre en materia de salud.


Debido a esto, la asociación realiza meticulosos exámenes para contralar la propagación de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) entre la población.


De la misma forma, todos los jueves se entregan preservativos, según datos de la asociación se dan más de 5000 condones por mes.


En la organización, son las pioneras en el cuido de la salud de las personas trans, trabajan los temas de la prevención y para erradicar el VIH y que ser persona trans no sea sinónimo de SIDA, de muerte y tampoco de vergüenza.


Junto a instituciones como el IAFA (Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia), se batalla por la temática VIH, el consumo de drogas. Donde el IAFA ha apoyado un grupo de apoyo con el mecanismo de reducción de daños con las personas trans interesadas.


Como lo menciona Camila Schumacher, las mujeres trans, van a clases en la tarde, culminan cerca de las cinco, van a sus casas a ducharse y a laborar hasta altas horas de la madrugada, cuando regresan a sus casas. En este trabajo no hay feriados, no hay sábado ni domingos, todos son días laborales.


Las mujeres trans pueden acceder a las pruebas para la detección de VIH de manera: rápida, confidencial y de forma segura. [Ángel Damián Reyes]

Refugiadas trans

En la organización hay mujeres trans de todas las etnias, creencias religiosas, políticas y nacionalidades, pero que como coincidencia han sido hechas a un lado por la sociedad y por esto han entrado a Costa Rica, buscando un grupo de apoyo donde poder reunirse y sentirse apoyadas. Debido a esto, en Transvida se les brinda las herramientas para poder conseguir ese refugio mediante convenios con la Dirección General de Migración y Extranjería. Inicialmente con 50 personas trans.


Igualmente, en Transvida cuentas con la ayuda legal de una abogada, quien vela por el cumplimiento de los derechos de las mujeres trans en nuestro país, para erradicar casos de discriminación y asegurar el espacio seguro para que las mujeres trans desarrollen a plenitud sus actividades.


Asimismo, hay un cuerpo legal en la asociación que les colabora para regularizar su condición en el país a las refugiadas, donde muchas han estado durante muchos años en el país y no incluyeron su estado de refugio al llegar al país y complica un poco más su condición migratoria.


En la organización reconocen que afortunadamente, en nuestro país cada vez se va creando más la sensación de ser un país de acogida y de refugio para las personas trans.


Sin embargo, también mencionan que aún hay muchos casos de discriminación, actualmente se están manejando 24 casos desde junio del presente año, así como también hay muchos casos de acoso callejero.


Primer censo-trans

Hasta este año, el INEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) no tiene datos exactos de la cantidad de personas que conforman la población trans del país, es por eso que, en agosto, Transvida tomó la tarea de censar a la población y se hizo el primer estudio sobre talla poblacional, que será avalado tanto por el Ministerio de Salud como por la caja Costarricense del Seguro Social.


Una de los principales problemas que afectan a las personas trans es la falta de oportunidades laborales en el sector formal. [Ángel Damián Reyes]

Política trans

Actualmente, en el partido Vamos, hay una tendencia denominada “Vamos con vos” que está incluyendo la agenda política de las personas trans, donde Dayana Hernández fue elegida como candidata a diputada.


El partido de carácter provincial, tiene como candidata a Hernández en la segunda posición por San José y complementa la papeleta con la también activista Jimena Caballero en la posición número tres. Esta es la primera vez en la historia electoral de nuestro país, que una persona trans apuesta por curul.


Incluso, Hernández ya ha participado en gran cantidad de conversatorios como, por ejemplo, el Women Connecting organizado por el Gobierno de Costa Rica, que se realizó el 15 de marzo del año en curso, donde mujeres líderes de la sociedad compartían sus experiencias y logros.


En el encuentro, Hernández habló sobre los logros de la comunidad trans en el país. Así como el compromiso que tienen como colectivo social de apoyar y reivindicar la lucha de la comunidad trans.

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

©2018 by Editorial Estudiantil UCR.